RSS

Welcome to my Blog
Hope you enjoy reading.

domingo, 13 de enero de 2013

Buscando madurar como si fuera una fruta

El viernes fue un día diferente,  desde que comenzó ese día todo fue  como una especie de sueño, primero a eso de la una de la mañana oímos como disparaban frente a mí casa, otra vez, esto paso porque vivo junto a la casa de una persona importante, después del susto del siglo, me fui a dormir a eso de las 3am caí en mí mundo y me desperté  a  eso de las 8 con una llamada de Perseo, quien me llamó para desearme suerte en mí día y en especial para que no me quedara dormida,  me levanté a las ocho treinta, me vestí y desayuné café y pan tostado.
Salí de casa y llegué a mí cita tarde, fue mí primera entrevista de trabajo, fue una suerte que la encontrará, no pedían experiencia y al parecer por lo que pude oír una vez que estuve ahí, la mayoría de los docentes habían renunciado. Cuando llegué había  más personas todos jóvenes  uno o dos años mayores que yo y una señora vieja, esperé y esperé mientras leía mí libro de Pepe Rojo, pasaron todos que eran como seis personas, una chica y un chico regresaron con una solicitud de empleo,  espere. Una señora la parecer la abuela de una de las chcias llego con su nieta a esperar algo, las oí platicar y la chica le decía a la abuela que solo quedaba el profesor de historia porque los demás ya se habían ido, no quise ilusionarme, la abuela me preguntó de que era maestra y yo le die que de literatura, después de eso me dijo que ella no la había cursado que en sus tiempos eso no se cursaba, después pasaron a las oficinas, vi como organizaban una especie de cumpleaños para una de las niñas de kínder, un rato después  los  niños de esa escuela salieron, los padres fueron por ellos, leía y leía, una  señora llego con un perro chihuahua  con un suéter, después de sentarse a mí lado  un rato, salieron sus niños y se fueron con el perrito emocionado por ver  a los humanitos. Diez o quince minutos después me llamaron  fui la última, todo porque llegué tarde, me dieron ganas de irme varias veces pero me resistí, mande mensajes por celular a Perseo, moría de sueño, de hambre y quería ir al baño. Pasé y en menos de  cinco minutos me despacharon  no tengo terminada la carrera no sirve de nada quieren la carta de pasante, que me llamarán después. Me fui y decidí no llamar al otro trabajo, estaba cansada y hambrienta. Me fui a casa de Perseo, el me había preparado el desayuno, antes de llegar  deambulé por las calles como perdida y desorientada, intentando salir de un sueño.

Me arriesgué a salir de mí burbuja para llevarme una desilusión más y además de ello comprobar lo que yo le había repetido mil veces a Perseo, no hay trabajo si no hay título, si no hay experiencia.

No sé porque lo hice tal vez porque estoy fastidiada de mí vida, no lo sé, pero últimamente me cuestionó muchas cosas que suceden y en las que me sumergí creyendo que eran lo que deseaba. No sé si quiero ser un adulto pero voy y me comprometo aún sin estar segura.

En fin me despido de ustedes.

Besos